Reducción del 60% del IRPF para propietarios de viviendas de alquiler

13 de mayo de 0201 / Ningún comentario

Según Melisa Sáez, abogada fiscalista, los propietarios primero deben “declarar que son propietarios de la vivienda e indicar los ingresos que el alquiler les ha generado”. A esta cantidad específica se podrán restar «una serie de gastos que deberán justificarse ante el fisco”.

La Ley del IRPF expone que el propietario puede beneficiarse de una reducción del 60% sobre el rendimiento neto del alquiler, tributando así el 40% restante.
Estas deducciones en gastos relacionados con el alquiler son: la formalización del contrato de arrendamiento, los suministros y servicios (agua, electricidad o gas) y los impuestos y tasas municipales – siempre y cuando estos gastos los pague el propietario –, así como la conservación y reparación de la vivienda, los intereses de préstamos o créditos que estén relacionados con la adquisición de la vivienda y el seguro de impago del alquiler.

No obstante, cabe señalar tal y como afirma la abogada, que el arrendador tiene “la obligación de guardar todos los justificantes como facturas, certificados o recibos que acrediten los gastos para poderlos aportar ante la Agencia Tributaria si durante el plazo de los 4 años siguientes ésta los requiriera”.

Deja un comentario